Select Page

Rosarito un pueblo donde  sus playas siempre están de gran ambiente para sus visitantes


 

Rosarito se localiza en las Costas del Pacífico muy cerca a la frontera de Estados Unidos. Sus hermosas playas con ambiente de gran diversión y con diversos eventos deportivos y culturales hacen de este un destino preferido para muchos estadounidenses de todas las edades y amantes de los deportes extremos.

Las playas de Rosarito  rodeadas de hermosos acantilados cuentan con hoteles modernos para las exigencias de todos los visitantes. Las discotecas que ofrecen musica y gran diversión son un atractivo turístico  donde se disfruta de una buena bebida escuchando las olas y la música de fondo.

 

La Langosta es la especialidad de su gastronomía y es servida de variadas maneras

 

De mediados de septiembre a mediados de Febrero es la  época de temporada de la langosta en Rosarito. Esta especialidad se sirve de muchas y variadas formas, todas ellas con un sabor exquisito. Puede servirse  en tostadas, en coctel, envuelta en huevo, en chiles rellenos o simplemente a la plancha. Entre otras especialidades  están los caldos de jaiba y pescado, el pulpo, los chiles rellenos de jaiba y más.

 

Langosta una especialidad de la coina de Rosarito

 

Los deportes extremos son parte de la diversión en las playas de Rosarito

 

Punta Descanso y Punta Mezquite son ideales para surfear, practicar kayak y jet ski, pasear en moto o solo disfrutar una regata de veleros en el Mar de Cortés. También se puede practicar la pesca deportiva.  Si lo tuyo no es el agua, puedes montar bicicleta de montaña o un vehículo cuatro por cuatro para disfrutar cruzando los arenales. Sea lo que sea que elijas hacer enl Rosarito, será en un ambiente con gran diversión y aventura.

Regata de Veleros en Rosarito

 

La región de el Rosarito fue hogar de dinosaurios, tortugas, anfibios, reptiles y otras especies

 

Hace millones de años esta zona fue habitada por dinosaurios y otras especies que dejaron huella. Investigadores del museo de Historia Natural del Condado de los Angeles con apoyo del Instituto de Geología de la UNAM encontraron restos óseos de un terópodo, perteneciente a la familia de los tiranosaurios y de un hidrosaurio con cresta en los años de 1966 y 1974.